Efectos secundarios de la relatividad

marzo, 2013

Apenas notó el temblor, absorta como estaba en preparar la cámara de nuevo. Comenzó a disparar fotogramas desde un extremo del andén al otro y mientras disparaba comprendió al fin que sus sospechas eran ciertas: siempre había sido el mismo tren, quieto y oscuro. Eran el paisaje y las gentes los que se movían a su alrededor convertidos en un borrón desbocado. Y ella sin nada a lo que asirse, solo la mirada perpleja y asustada del maquinista.

Escrito por: Rosana Alonso > losotrosmundosellibro.blogspot.com.es
Ilustrado por: Pez en papel > www.flickr.com/photos/pezenunpapel

 


Send to Kindle