El circo

enero, 2014

El Circo

Les advertí que no me gustaba ser el Payaso Llorón, que yo era el Payaso Alegre, pero aún así, no me hicieron caso. Traté de demostrarles que, a pesar de tener las bolsas de los ojos hinchadas, los hombros caídos y ese gesto adusto- que mi madre siempre trató de corregirme obligándome a andar derecho y a sonreír más- yo, en realidad, era Alegre.
Y ahora se extrañan ¡pero si intenté abrirles los ojos! Nunca pensamos que fuese capaz de hacer algo así, decían. Claro que no. Nunca me prestaron atención y ahora ¿qué? Les repetí que no me gustaba llorar, que la tristeza para mí no era un disfraz, y debía- sí, así se lo expliqué- ser el Payaso Alegre y de esa forma conocerían realmente quién era yo. De qué era capaz. Todo era un espectáculo, eso es lo que significa el circo, ¿verdad? interpretar un papel, la única diferencia es que yo deseaba que fuese mi realidad, lo necesitaba pues de otra manera me perdería.
Cómo reía la gente conmigo cuando empecé: me ovacionaban al finalizar cada actuación, se hacían fotos conmigo y las caras de los niños significaban el triunfo del Payaso Alegre sobre Torcuato Diaz, aquél niño de hombros grávidos que se sentaba sólo al principio del autobús del colegio y que nunca le gustaron los domingos.
Un día, contrataron a otro Payaso Alegre y fue el renacer del Payaso Llorón, resurgió de aquel lugar donde lo enterré, en un hoyo profundo y oscuro. Pude haber huido, pero no tenía dónde ir; me quedé, aguanté, como siempre, al verme desplazado de nuevo y ahora, el humo y las llamas tan solo confirman que es demasiado tarde.
Y a pesar de ver a todas las criaturas huir del fuego que ha devorado la que ha sido mi casa, sé que debería sentir una punzada de arrepentimiento y tristeza por todas las sonrisas que ya no sucederán, pero no es así: tan solo siento alivio de que bajo las cenizas del circo, se enterrará, definitivamente, el Payaso Llorón.

Escrito por: Antonio Lopez Morillo > trepadorman.blogspot.com.es
Ilustrado por: Martin Cejas > tinchogarabatos

 


Send to Kindle