El equilibrio tiene en ocasiones mal aliento

octubre, 2014

el equilibrio

El equilibrio,aunque suene contradictorio, posee en ocasiones tan destructivo mal aliento que resulta casi imposible sostenerle la mirada o mantener una conversación más o menos coherente con ėl porque si le permites decir una sola palabra, el hedor que sale de su boca deshará, con su tufo sulfuroso, ese pequeño montículo de arena o piedra que creemos que nos sostiene. Daniel y Uma lo saben y llevan días sin hablar, sin tocarse, sin mirarse, sin comer juntos. Todos los lenguajes buscan, como lo hacía aquella reina gritona del libro de Lewis Carrol, su cabeza. Por eso hoy han subido a taxis distintos, aunque el camino a recorrer fuese el mismo, y han entrado por puertas distintas al club de natación al que acuden cada tarde. También por eso Daniel se ha dejado bigote, lleva días sin mirarse al espejo. Uma se levanta más temprano que de costumbre y él no es capaz de guardar en sus ojos la pena y el desasosiego que su mujer deja antes de que salga el sol en el espejo del cuarto de baño. Uma ha subido primero a la plataforma de salto, espera que Daniel haga lo mismo, hasta hace unas semana eran una exitosa pareja artística, sin embargo aún no sabe que su gran amor pasará de largo. Uma esta lista para sentir un cuerpo a lado del suyo. Ella es una profesional y piensa que Daniel también lo es, pero se equivoca, Daniel es sólo un hombre, un muchacho al que el inesperado mal aliento del equilibrio acaba de arruinarle la vida.

Escrito por: Sonia Fides > www.mademoisellejoue.blogspot.com.es
Ilustrado por: Marta Colomer > www.tutticonfetti.com

 


Send to Kindle