Empujón Evolutivo

enero, 2013

Un Emperador no debiera sostener aquellas noticias. Su metro veinte de altura, su porte, no merecían el sudor arremolinado del susto sobre su cabeza. Sobre todo porque no era el momento, ¡maldita sea! Que lo hubiera pensado antes. A quince días de eclosionar el huevo no podía dejarlo plantado, hambriento y padre soltero.

Difícil distinguir cerebro de corazón, una vida entre sus patas casi adivinando la luz, las letras ordenadas en líneas perfectas sobre la misiva, las ganas de correr a pedir explicaciones y mandar todo al infierno, el recuerdo de su pico, su tacto, su traición…

El mundo cambiaba y él resolvió unirse al caos transformando el ardor de la rabia en una carta urgente -por aquello del apremio de comida- dirigida a una hembra fuera de las explicaciones de la Wikipedia. Apostó por mezclar estirpes: el Emperador y la Real. Matrimonio de conveniencia en pos de la evolución. Así sea.

Escrito por: Leire Brenan > aliciavillares.blogspot.com.es
Ilustrado por: Rebeca Losada > rebecalosada.tumblr.com

 


Send to Kindle