Guante perdido

abril, 2014

guante-perdido

 

Miralo ahí, pobre guante indefenso y caído, siendo pisoteado sin misericordia por los inquietos pies de los pasajeros del metro. El guante resignado no puede más que saberse perdido, recibiendo miradas impávidas de personas que nada harán por el y guardarán ese desconcertante silencio.
Todos lo han visto caer; esos ojos sigilosos que miraron cuando él, apenas sujetándose del bolsillo de su dueño, casi arañando la tela del abrigo caía centímetros y centímetros hasta estrellarse contra el piso retumbando con sonidos imposiblemente perceptibles.
Pero ahora esta ahí, solo y abandonado entre la multitud y sabe que nunca mas podrá encontrarse junto a ese otro guante, su guante gemelo que ahora lo mira, asomado desde el bolsillo del gamulán y moviendo un dedo de lana se despide, tristemente, mientras sale del tren.

Escrito por: Javier Cuello > blog.javiercuello.com
Ilustrado por: Cecilia Moreno > www.mijardinsecretoilustrado.es

 


Send to Kindle