Una noche diferente

abril, 2013

Esa noche decidió jugarse el todo por el todo.

Lo decidió en el mismo momento que él llevó la copa de vino a sus labios y ella deseó ser ese líquido oscuro que él saboreaba con deleite. Deseó desesperadamente emborrachar sus sentidos y beber de él, de su cuerpo y de su piel.

Su mirada traspasó su carne, la luz se transformó en sus manos acariciando su piel sedienta, la noche se volvió cómplice del deseo permitiéndole al menos por esa vez llenar el alma de suspiros, mostrar sin pudores su deseo, amar una y otra vez jadeante, febril, apasionada a aquel hombre que no estaba destinado a estar en su futuro.

Escrito por: Eli Molar > www.unmardepalabras.com
Ilustrado por: Yael Frankel > www.yaelfrankel.com

 


Send to Kindle