Viaje postumo

agosto, 2014

Travelling
Después de asimilar una desgracia, y tras no haberme podido despedir con hermosas y memorables palabras, el destino injusto de la mano me contuvo al viaje póstumo que fue el deseo último de mi difunto padre.

Tiempo atrás me imperó con su tono caballero, ya ciego y sordo entre elogios y esperanzas, que sus cenizas volaran, que las metiera en su emigrante maleta y me fuera con ellas a una isla del otro hemisferio, al cielo virgen de las alturas, y lo dejase irse para siempre entre nieblas, nubes y espesuras a donde la corriente le ofreciese un lugar para reposar siendo polvo en el ágora donde todos callan, sobre un cadalso lleno de inocentes descansando sin más.

Y así fue como lo dispuse todo: no fue ni isla ni península sino tierra firme en continente; no fue el otro hemisferio, ni uno desconocido sino el mismo, mas una vez en las alturas, elevándose un vértigo insaciable a través del cielo despejado esperando el lugar acorde, el momento oportuno, el viento favorable, agarré con fuerza su maleta llena de él, recé elogios mundanos, alabanzas sin melancolía y procedí, abriéndola al vuelo y viendo descender como con vida, planeando sus cenizas, mil colores que dejó un cuerpo, el de mi padre, como un mandala flotando en los cielos, sin tiempo ni cadáver, donde ahora descansa por fin sin fobias ni rencores despreciables.

Escrito por: Francisco Molero > franrelatos.blogspot.com.es
Ilustrado por: Marta Alonso > virgulillailustracion.blogspot.com.es

 

 


Send to Kindle